viernes, 27 de febrero de 2009

La plantación de Algodón

Odio tu risa.

Yo negro, tu terrateniente algodonero,
Mis obligaciones, tus palmas abocinadas;
Mis derechos, tus sonoras carcajadas,
Yo trabajador, tu dictador bananero.

Nunca es fácil ser el diferente, ser el que levante la voz, ser el que se enfrente a las leyes establecidas, ni el que ponga en público y en tela de juicio las incorrectas decisiones del malvesador, el embaucador y el despojo social con poder. Algún día yo podré, algún día sólo tendré reparo de mi reparo y las consecuencias de mis palabras y mis actos, sólo serán pagados por mí, y no por la gente que me rodea; algún día dejaré de ser "yo y mis circustancias" y me convertiré en la voz, el azote y el garrote.

Hoy callo, sufro y callo.

Odio tu risa.

2 comentarios:

David A.M. dijo...

"Nunca es fácil ser el diferente". Me gusta esa frase, me parece muy cierta en muchos casos.

Tweedle Dee dijo...

Lo único bueno es que a veces (raras veces) gratifica serlo.

 
Free counter and web stats